Mezcla

Una mezcla es un material formado por dos o más componentes unidos, pero no combinados químicamente.[1] En una mezcla no ocurre una reacción química y cada uno de sus componentes mantiene su identidad y propiedades químicas.[1] No obstante, algunas mezclas pueden ser reactivas, es decir, que sus componentes pueden reaccionar entre sí en determinadas condiciones ambientales, como una mezcla aire-combustible en un motor de combustión interna.

El hormigón o concreto es una mezcla de cemento, agua y arena en las proporciones adecuadas.

Es la combinación física de dos o más sustancias que retienen sus identidades y que se mezclan logrando formar según sea el caso aleaciones, soluciones, suspensiones y coloides.

Son el resultado del mezclado mecánico de sustancias químicas tales como elementos y compuestos, sin que existan enlaces químicos u otros cambios químicos, de forma tal que cada sustancia ingrediente mantiene sus propias propiedades químicas.[2] A pesar de que no se producen cambios químicos de sus componentes, las propiedades físicas de una mezcla, tal como por ejemplo su punto de fusión, pueden ser distintas de las propiedades de sus componentes. Algunas mezclas se pueden separar en sus componentes mediante procesos físicos (mecánicos o térmicos), como destilación, disolución, separación magnética, flotación, tamizado, filtración, decantación o centrifugación.[3] Los azeótropos son un tipo de mezcla que por lo general requiere de complicados procesos de separación para obtener sus componentes.[4]

Si después de mezclar algunas sustancias, estas reaccionan químicamente, entonces no se pueden recuperar por medios físicos, pues se han formado compuestos nuevos.

Las mezclas se clasifican en:[5]

  • Homogéneas.
  • Heterogéneas.

Los componentes de una mezcla pueden ser:[6]

  • Sólidos
  • Líquidos

Mezclas homogéneas

Son aquellas mezclas de elementos uniformes, sus componentes no se pueden diferenciar a simple vista. Se conocen con el nombre de soluciones y están constituidas por un soluto y un disolvente.[6] Por ejemplo, el agua mezclada con sales minerales o con azúcar o con vinagre

Mezclas heterogéneas

Mezcla heterogénea donde se distinguen dos fases.

Una mezcla heterogénea es aquella que posee una composición no uniforme en la cual se pueden distinguir fácilmente sus componentes. Está formada por dos o más sustancias físicamente distintas, distribuidas en forma desigual, por ejemplo leche-aceite. Las partes de una mezcla heterogénea pueden separarse fácilmente.[6] Pueden ser gruesas o suspensiones de acuerdo al tamaño de la sustancia.

  • Mezclas gruesas: el tamaño de las partículas es apreciable, por ejemplo: las ensaladas, concreto (cemento), etc.
  • Suspensiones: las partículas se depositan con el tiempo, por lo general tiene la leyenda "agítese bien antes de utilizar", por ejemplo: medicamentos, aceite con agua, agua con talco, etc.

Dispersión coloidal

La leche es un coloide[7]

En química un coloide, suspensión coloidal o dispersión coloidal es un sistema fisicoquímico formado por dos o más fases, principalmente: una continua, normalmente fluida, y otra dispersa en forma de partículas; por lo general sólidas. La fase dispersa es la que se halla proporcionalmente en menor cantidad.[8]

Suspensión química

Suspensión se denomina a las mezclas que tienen partículas finas suspendidas en un líquido durante un tiempo y luego se sedimentan. En la fase inicial se puede ver que el recipiente contiene elementos distintos. Se pueden separar por medios físicos. Algunos ejemplos de suspensiones son el engrudo (agua con harina) y la mezcla de agua con aceite.[8]

Ejemplos de mezclas

Tal como se indicó previamente las mezclas pueden ser homogéneas o heterogéneas. Una mezcla homogénea es un tipo de mezcla en la cual no se distinguen sus componentes y en la que la composición es uniforme y cada parte de la solución posee las mismas propiedades. Una mezcla heterogénea es un tipo de mezcla en la cual es posible observar los componentes, como el agua y el aceite o las lámparas de lava. El aire es un ejemplo de una mezcla homogénea de las sustancias gaseosas: nitrógeno, oxígeno y cantidades menores de otras sustancias. La sal, el azúcar, y numerosas sustancias se disuelven en agua formando mezclas homogéneas.

La tabla a continuación muestra las principales propiedades de las tres familias de mezclas.

SoluciónColoideDispersión gruesa
Homogeneidad de la mezclaHomogéneaHomogénea a la vista pero heterogénea bajo un microscopioHeterogénea
Tamaño de la partícula< 1 nanómetroentre 1 nanómetro y 1 micrómetro> 1 micrómetro
Estabilidad físicaNo: precisa de agentes estabilizantes
Efecto TyndallNo
Se separa por centrifugaciónNo
Se separa por decantaciónNoNo

La siguiente tabla presenta ejemplos de estos tres tipos de mezclas.

Fase disuelta o dispersaMedio continuoSoluciónColoideDispersión gruesa
GasGasmezcla de gases: aire (oxígeno y otros gases en nitrógeno)NingunoNinguno
LíquidoGasNingunoAerosoles de partículas líquidas:[9] niebla, bruma, vapor, aerosol para el cabelloAerosol
SólidoGasNingunoAerosoles de partículas sólidas:[9] humo, nube, partículas en el aireAerosol sólido: polvo
GasLíquidoSolución: oxígeno en aguaEspuma líquida: crema batida, crema de afeitarEspuma
LíquidoLíquidoSolución: bebidas alcohólicasEmulsión: miniemulsión, microemulsiónEmulsión: leche, mayonesa, crema para las manos
SólidoLíquidoSolución: azúcar en aguaLíquido sol: tinta con pigmentos, sangreSuspensión: partículas de barro (tierra, arcilla o limo suspendidas en agua), polvo de tiza suspendido en agua
GasSólidoSolución: hidrógeno en metalesEspuma sólida: aerogel, Poliestireno extruido, piedra pómezEspuma: esponja seca
LíquidoSólidoSolución: amalgama (mercurio en oro), hexano en cera parafinaGel: agar, gelatina, silicagel, ópaloEsponja mojada
SólidoSólidoSolución: aleaciones, plastificantes en plásticosSol sólido: vidrio rubino oroGrava, granito

Véase también

Referencias

  1. Saldaña, Juan Gabriel Barbosa; Torres, Claudia del Carmen Gutiérrez; Bernal, José Alfredo Jiménez (8 de octubre de 2015). Termodinámica para Ingenieros. Grupo Editorial Patria. ISBN 9786077442707. Consultado el 6 de febrero de 2018.
  2. De Paula, Julio y P. W. Atkins. Atkins' Physical Chemistry, 7th Ed. ISBN 0-19-879285-9.
  3. Antonio, Rico Galicia; Zoreda, María José Castellanos; Orta, Rosa Elba Pérez (1997). Química I. Agua y oxígeno. UNAM. ISBN 9789683659118. Consultado el 6 de febrero de 2018.
  4. Jevenois, Ana Villarquide; Villarquide, Ana (2005). La pintura sobre tela II: alteraciones, materiales y tratamientos de restauración. Editorial NEREA. ISBN 9788489569508. Consultado el 6 de febrero de 2018.
  5. Giraldo, Rubén Darío Osorio (2009). Manual de técnicas de laboratorio químico. Universidad de Antioquia. ISBN 9789587142655. Consultado el 6 de febrero de 2018.
  6. Baquero, Carmen María de Oña; Pérez, Diego Serrano (3 de marzo de 2014). Mantenimiento básico de máquinas e instalaciones en la industria alimentaria. INAQ0108. IC Editorial. ISBN 9788415792055. Consultado el 6 de febrero de 2018.
  7. González, Alicia; Ballester, Josep Ramón; Calatayud, María Luisa; Meseguer, Mari Carmen (24 de agosto de 2009). Física y Química. 3o ESO. Nau Llibres. ISBN 9788476427835. Consultado el 6 de febrero de 2018.
  8. KRESISCH, TEODORO VALENTIN (2016). Mezclas y grumos. Problemas y soluciones. Ediciones Paraninfo, S.A. ISBN 9788428336611. Consultado el 6 de febrero de 2018.

Enlaces externos

Este artículo ha sido escrito por Wikipedia. El texto está disponible bajo la licencia Creative Commons - Atribución - CompartirIgual. Pueden aplicarse cláusulas adicionales a los archivos multimedia.