Momias guanches

Los guanches, antiguos habitantes de la isla de Tenerife en las Islas Canarias (actualmente España) momificaban a sus difuntos. Esta costumbre estaba destinada a preservar el cuerpo del fallecido mediante técnicas de embalsamiento muy similares a las que se realizaban en otras civilizaciones antiguas. Su finalidad, vinculada a sus creencias religiosas, era proteger al cadáver y también distinguir su relevancia social, hubo diversas formas de embalsamamiento.

Los estudios realizados en momias halladas en las islas demuestran que la momificación no se practicó en todas las islas del archipiélago, sino principalmente en la isla de Tenerife y en algunos casos en Gran Canaria y La Palma, y en casos mucho más reducidos en La Gomera y El Hierro. A pesar de esto, indudablemente fue en la isla de Tenerife donde la técnica de momificación alcanzó mayor perfección,[1] a la vez que es la más conocida y estudiada. Las Momias guanches son consideradas como el vestigio más importante de la prehistoria canaria.

Características

Según las investigaciones realizadas mediante el método del Carbono-14, las dataciones para los enterramientos cubren un periodo que va desde el siglo III d.C. hasta la época de la conquista de Canarias en el siglo XV d.C. Cabe resaltar que la momificación guanche es en muchos aspectos parecida a la practicada por los antiguos egipcios. Para preservar la corrupción en los cadáveres cuidaban mucho el proceso, el cuerpo, y sobre todo guardaban una especial memoria y honra a los difuntos. La momificación o mirlado, como le llamaron los primeros cronistas españoles de las "islas afortunadas" (Canarias), no fue de uso general entre la población guanche, existiendo varios procesos que muestran cierta gradación en la práctica funeraria que corresponden a una diferencia social y económica entre las diferentes castas de su sociedad.[2] Lógicamente las momias de sus reyes (Menceyes), eran las que recibían mayores cuidados en la momificación. Los guanches al igual que los antiguos egipcios, guardaban en ocasiones las vísceras de sus reyes "menceyes".

El Museo de la Naturaleza y el Hombre (Museo Arqueológico de Tenerife), en Santa Cruz de Tenerife, expone la mayoría de estas momias (entre la que destaca la Momia de San Andrés), que durante siglos fueron objeto de coleccionismo y curiosidad científica en Europa. El Museo de la Naturaleza y el Hombre es un referente a nivel mundial en lo que se refiere a conservación de momias. En una de las salas del Museo Arqueológico Nacional de Madrid se expone una momia guanche que actualmente es reclamada por el Cabildo de Tenerife, tras formularse hace pocos años en Canarias una ley para que se devuelva el patrimonio canario que se encuentre fuera del archipiélago.[3] Además también hay varias momias guanches en otros museos del mundo, algunos de ellos de los más prestigiosos, como; el Museo Británico de Londres (Reino Unido) o el Museo del Louvre de París (Francia), entre otros.

En el año 1933 fue descubierta la mayor necrópolis guanche hallada hasta la fecha en el Archipiélago Canario, la necrópolis guanche de Uchova en el municipio de San Miguel de Abona en el sur de la isla de Tenerife. Dicho yacimiento fue saqueado casi en su totalidad, se calcula que habían entre 74 y 60 momias guanches. El estudio de esta cueva funeraria reveló las particularidades de los ritos mortuorios aborígenes que hasta entonces se desconocían, como la colocación de los cadáveres y el acondicionamiento de sus lechos.[4]

Los descubrimientos de las momias en Tenerife

En distintos municipios de la isla se han encontrado momias entre ellos:

Adeje

Arico

Buenavista

Candelaria

El Rosario

Granadilla

Guía de Isora

Güímar

La Guancha

La Laguna

La Orotava

La Victoria

Las Cañadas del Teide (La Orotava)

San Miguel de Abona

Santa Cruz de Tenerife

Santa Úrsula

Tacoronte

Véase también

Referencias

Enlaces externos

This article is issued from Wikipedia - version of the Saturday, April 02, 2016. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.