Títulos y cargos del Imperio bizantino

El Imperio bizantino contaba con un desarrollado y complejo sistema de burocracia y aristocracia. Muchos de los cargos y títulos eran meramente honoríficos, pues teóricamente el único gobernante era el emperador. Durante los más de 1.000 años de existencia del Imperio, se utilizaron y dejaron de usar numerosos títulos, según ganaban o perdían prestigio. Al principio los títulos usados en el Imperio eran prácticamente los mismos que en el Bajo Imperio romano, pues Bizancio mantuvo la continuidad romana. En la época de Heraclio, en el siglo VII, muchos de los títulos romanos estaban ya anticuados; en tiempos de Alejo I Comneno, muchos de los cargos eran nuevos o habían cambiado radicalmente de sentido y función, pero se mantuvieron casi sin cambios desde el reinado de Alejo hasta la caída de Constantinopla en 1453.

Títulos imperiales

En principio hacía referencia a cualquier rey del mundo greco-parlante del Imperio romano, como Herodes en Judea. También se usaba para referirse al emperador (sah) de Persia. Heraclio adoptó este título en sustitución del antiguo título latino de Augusto (Augoustos) en 629, y se convirtió así en el término griego para designar al emperador. Heraclio también utilizó los títulos de autokrator ("autócrata") y kyrios ("señor"). Los bizantinos reservaban el término "basileus" entre los gobernantes cristianos exclusivamente para el emperador en Constantinopla, y se referían en cambio a los reyes europeos occidentales como "rigas", forma helenizada de la palabra latina "rex" (=rey). Los emperadores que deseaban enfatizar la legitimidad de su ascendencia al trono, añadían a sus nombres el título de porphyrogenitos (castellanizado como "porfirogeneta" o "porfirogénito", "nacido en la púrpura"), con el sentido de que habían venido al mundo en la sala de nacimientos del palacio imperial (llamada "Porphyra" porque estaba recubierta de losas de mármol púrpura), eran hijos de un emperador reinante y, por tanto, legítimos. Este epíteto era elegantemente definido por el poeta Claudiano:

Ardua privatos nescit fortuna Penates;
Et regnum cum luce dedit. Cognata potestas
excepit Tyrio venerabile pignus in ostro...

La forma femenina basilissa se usaba para referirse a la emperatriz. Las emperatrices eran denominadas "Eusebestati Augousta" (=La más Pía Augusta), y también se llamaban Kyria (=Señora) o Despoina (forma femenina de "despotes", véase más abajo). Basileopator era un título honorífico reservado para el "padre" de un emperador, aunque un basileopator no tenía por que ser necesariamente el padre del emperador que estuviese entonces en el trono. El primero en usar el título de basileopator fue Zautzes, un noble de época de León VI, y Romano I Lecapeno también uso este título cuando fue regente de Constantino VII. No debe olvidarse que la primogenitura, o incluso la transmisión hereditaria del trono, nunca llegó a estar firme y legalmente establecida en la sucesión imperial bizantina, ya que en principio el emperador romano era elegido por el Senado, el pueblo y el ejército. Este hecho se asentaba firmemente en la tradición "republicana" romana, según la cual se rechazaba cualquier forma de herencia del poder y el título imperial consistía teóricamente en la coincidencia de varios cargos de la República en una misma persona. Muchos emperadores, deseosos de salvaguardar el derecho al trono para sus primogénitos, los coronaban como coemperadores cuando aún eran niños, asegurándose así que tras su muerte el trono imperial no quedaría vacante ni un instante. En tales casos, no se planteaba el caso de una elección imperial. En otros casos, el nuevo emperador ascendía al trono por ejemplo tras casarse con la viuda del emperador anterior o incluso tras obligar al emperador anterior a abdicar y retirarse a un monasterio como monje. Algunos emperadores también fueron depuestos por incapacidad manifiesta, por ejemplo tras un grave derrota militar, y otros fueron asesinados. Todo esto explica por qué un basileopator (es decir, el padre del emperador o su padre político) no había sido emperador él mismo.

Despotes, sebastokrator, kaisar, panhypersebastos y protosebastos fueron títulos normalmente reservados a los miembros de la familia imperial y se distinguían por el uso de ropajes determinados y de distintas coronas. Sin embargo, también podían aplicarse a extranjeros: de hecho, el primer despotes fue un extranjero, Bela III de Hungría, dando a entender así que Hungría era un estado tributario de Bizancio. El primer extranjero al que se concedió el título de sebastokrator fue Stefan Nemanja de Serbia en 1191. Kaloyan de Bulgaria también usó este título. Justiniano II concedió el título de kaisar a Tervel, kan de los búlgaros*, en 705; el título luego se convirtió en el término eslavo* zar o czar (pasando así del latín al ruso*). Andrónico II Paleólogo también confirió el título de kaisar a Roger de Flor, jefe de la Gran Compañía Catalana de los almogávares, en 1304. Protosebastos fue concedido a Enrico Dandolo, dux de Venecia, antes de su implicación en la Cuarta Cruzada.

En los últimos siglos del imperio, a los emperadores bizantinos también se les aplicaron los títulos de khronokrator y kosmokrator - literalmente, "gobernante del tiempo" y "gobernante del mundo".

Títulos cortesanos

Los bizantinos también contaban con títulos aristocráticos para los miembros inferiores de la familia imperial y para la nobleza de menor rango. Estos títulos solían estar adaptados de términos latinos y en cierto modo eran equivalentes a títulos similares presentes en Europa occidental (que a su vez también se derivaban de términos latinos). Entre éstos se contaban los títulos de prinkeps (príncipe), doux (duque) y komes (conde). También disponían de títulos como kleisourarka, apokomes y akrita, más o menos equivalentes a los de marqués, vizconde o barón.

Otros nobles ostentaron títulos relacionados con la casa imperial, como parakoimomenos (guardia personal), pankernes (copero) y megas konostaulos ("gran condestable," a cargo de los establos imperiales).

Títulos militares

Ejército

Armada

Otros títulos militares

Títulos de la administración

La vasta administración bizantina disponía de muchos títulos y más variados que los meramente aristocráticos o militares. En Constantinopla se contaban cientos, si no miles, de burócratas en un momento dado. Aquí figuran los más comunes, incluidos aquellos que no eran nobles, pero que estaban al servicio directo del emperador.

Los logotetas tenían en principio un cierto grado de influencia en la política imperial, pero con el tiempo se convirtieron en cargos honorarios. En la época final del Imperio, el Gran logoteta se convirtió en el mesazon ("manager" o, literalmente, "hombre-medio").

Otros cargos administrativos eran:

El protoasecretes, logotheta, prefecto, pretor, cuestor, magister y sacellarios, entre otros, eran miembros del Senado bizantino, hasta que, a partir de Heraclio, el Senado pasó a ser una institución cada vez menos presente en el Imperio.

Referencias

This article is issued from Wikipedia - version of the Wednesday, January 27, 2016. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.