The Guardian

Tipo Diario
Formato Berlinés
País Reino Unido
Sede Kings Place, 90 York Way, Londres N1 9GU
Fundación 1821
Género Generalista
Ideología política Centro-izquierda
Idioma Inglés
Precio £1
Circulación 283.063
Propietario Guardian Media Group
Director Alan Rusbridger
ISSN ISSN 0261-3077
Sitio web guardian.co.uk
[editar datos en Wikidata]

The Guardian es un periódico británico propiedad de Guardian Media Group. Se publica de lunes a sábado en formato berlinés. Hasta 1959 fue llamado The Manchester Guardian, reflejando sus orígenes provinciales. El periódico aún sigue siendo conocido por este nombre especialmente en América del Norte, aunque tiene su base en Londres desde 1964 (con servicios de imprenta tanto en Mánchester como en Londres).

Los editoriales de este periódico suelen ser normalmente de tendencias izquierdistas. Una encuesta hecha por el grupo MORI entre abril y junio de 2000 mostró que el 80% de los lectores de The Guardian eran votantes del partido Laborista. De acuerdo con otra encuesta hecha en 2004, el 44% de los lectores de este periódico votaron al partido laborista y un 37% a los liberal demócratas.[1]

Hoy en día The Guardian es el único periódico británico a nivel nacional que publica en color (excepto en Irlanda del Norte). También fue el primer periódico británico en ser impreso en formato berlinés. En noviembre de 2005 The Guardian tuvo un promedio de 378.618 ejemplares vendidos, comparado con los 904.955 ejemplares de The Daily Telegraph, los 692.581 de The Times y 261.193 de The Independent.[2]

Historia

Origen

Centro de visitas y archivo en la sala de prensa de The Guardian. Al fondo se ve un cartel con el nombre original del periódico.

El Manchester Guardian fue fundado en 1821 por un grupo de hombres de negocios no conformistas encabezados por John Edward Taylor. El anuncio de su fundación proclamaba que "reforzará celosamente los principios de la libertad civil y religiosa... defenderá acaloradamente la causa de la Reforma, ayudará la difusión de los principios justos de la Economía Política y apoyará, sin referencia a la parte o partido de origen, a todas las ideas útiles"

Su director más conocido fue C. P. Scott, quien compró el periódico en 1907. Bajo su dirección la línea de la publicación se radicalizó, apoyando el ala más dura del liberalismo y oponiéndose, contra la opinión pública del periodo, a la segunda Guerras de los Bóers,

La amistad de Scott con Chaim Weizmann tuvo parte importante en la Declaración Balfour y en la posición del diario en relación a la creación del estado de Israel. Posición que cambió con el tiempo, como se refleja en el libro Disenchantment: The Guardian and Israel de Daphna Baram.

En 1936 la propiedad pasó al Scott Trust, a fin de asegurar la independencia del periódico.

Tradicionalmente afín a las ideas centristas o de centro-izquierda del antiguo Partido Liberal del Reino Unido, y con una base incorformista, sobre todo en el norte del país, el periódico aumentó su reputación nacional y se ganó el respeto general de la izquierda durante la Guerra Civil Española. Junto al pro-liberal News Chronicle, el laborista Daily Herald, y el comunista Daily Worker y otros semanarios, The Guardian apoyó el gobierno legítimo de la II República Española contra las tropas insurgentes del general Franco.

Posteriormente fue uno de los pocos periódicos ingleses de nota que se manifestó contrario a la posición del gobierno británico durante la Guerra del Sinaí.[3]

Desarrollo posterior: controversias y premios

En 1983 el periódico fue el centro de un escándalo provocado cuando reveló la instalación en Inglaterra de misiles de crucero estadounidenses armados con bombas nucleares. El periódico fue obligado por una orden judicial a revelar su fuente de información, lo que llevó al encarcelamiento de Sarah Tisdall.

En 1995 tanto el Guardian como otros medios fueron demandados por difamación por el entonces ministro del gobierno conservador Jonathan Aitken por sus alegaciones que sus gastos de estadía durante una visita a París habían sido pagados por un príncipe de Arabia Saudita (lo que era equivalente a haber aceptado una coima) En 1997 el Guardian publicó documentos demostrando que las negativas de Aitken eran falsas, lo que llevó a su encarcelación por perjurio y tentativa de corromper el curso de la justicia.

A principios del siglo XXI el diario atacó el Acta de Establecimiento y el Acta de Traición de 1848 (que establece que proponer la abolición de la monarquía es traición).

Durante las presentes guerras de Irak y Afganistán el diario ha sido uno de los más críticos de las posiciones tanto de EE.UU. como del Reino Unido.

Igualmente el periódico ha sido muy crítico con el gobierno israelí, lo que ha llevado incluso a acusaciones de antisemitismo. En junio del 2007, el diario conmemoró el 60 aniversario de la Guerra de los Seis Días dando el mismo espacio para escribir artículos a los primeros ministros tanto de Israel como de la Autoridad Nacional Palestina.

La Comisión Británica de la Prensa le ha otorgado dos veces (1995 y 2006) el galardón de "Diario del Año".

En el 2006 recibió también el título de "Periódico Mejor Diseñado del Mundo", otorgado por la organización internacional "Society for News Design".

El sitio web del periódico ha recibido numerosos galardones y reconocimientos, tales como los premios Webby; Eppy; Mejor Diario en Línea (seis veces consecutivas) y un galardón en 2007 por ser el "diario más transparente", otorgado por la Universidad de Maryland en Estados Unidos.

La redactora jefe de noticias de The Guardian, Esther Addley, entrevistando al Ministro de Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, para su artículo acerca de Julian Assange.

En 2013 fue uno de los periódicos encargados de publicar los documentos de alto secreto filtrados por Edward Snowden en los que se revelaba la existencia de programas de espionaje masivo (PRISM) por parte de los servicios de inteligencia de Estados Unidos con la colaboración de países como Reino Unido. Desde entonces se ha venido produciendo una persecución a The Guardian por parte de periódicos rivales, el propio gobierno del conservador David Cameron y distintas agencias de inteligencia.[4] Organismos internacionales como Naciones Unidas han denunciado esta situación. El relator de la ONU para la libertad de expresión, Frank La Rue, declaró que: estoy absolutamente sorprendido por la forma que trataron a 'The Guardian', de la idea de la acusación al hecho de que algunos miembros del Parlamento incluso lo considerasen un 'traidor'. Creo que es inaceptable en una sociedad democrática.[5] El director del diario, Alan Rusbridger, tuvo que comparecer ante la Comisión de Interior de la Cámara de los Comunes del Parlamento británico, donde un diputado laborista le llegó a preguntar: ¿Ama usted este país?, entre otras acusaciones de traición.[4] Rusbrigger acudió a la comparecencia con el libro Spycatcher bajo el brazo, autobiografía de un antiguo espía del MI5, Peter Wright, que intentó ser prohibida por el gobierno británico en el momento de su publicación, en 1987.[4] Diarios como El País, compararon el acoso al diario con el macartismo.[4]

Escritores y columnistas

Entre sus escritores y columnistas se pueden destacar:

Referencias

  1. MORI, 2005-03-09. "Voting Intention by Newspaper Readership"Octubre 2013 (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el 2013 historial y la 2013 última versión).
  2. Audit Bureau of Circulations Ltd
  3. Rusbridger, Alan (10 de julio de 2006). «Courage under fire». The Guardian. Consultado el 23 de julio de 2015.
  4. 1 2 3 4 Oppenheimer, Walter (7 de diciembre de 2013). «La sombra de MacCarthy planea sobre ‘The Guardian’». El País (Londres). Consultado el 8 de diciembre de 2013.
  5. «La ONU reprocha persecución de Londres a medios que publican documentos secretos». 18 de noviembre de 2013. Consultado el 8 de diciembre de 2013.

Enlaces externos

This article is issued from Wikipedia - version of the Thursday, March 10, 2016. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.